Preparados biodinámicos, abonos verdes y compost.

“El abono orgánico es la práctica agrícola más importante, para mantener el suelo productivo y mejorar sus características físicas químicas y biológicas”  

René Piamonte, 1992

En otoño la tierra se enfría lentamente y la actividad de las bacterias produce una disminución en la velocidad de la mineralización de la materia orgánica, cobrando relevancia los hongos que se encargarán de realizar la digestión que la tierra necesita para ser más rica y nutritiva para las próximas siembras. El otoño se presenta como una época ideal para continuar vitalizando nuestra tierra con las alternativas ecológicas y biodinámicas como nos brindan el compost, los abonos verdes y los preparados biodinámicos, hablemos un poco de ellos.

Los principales abonos orgánicos usados son los de origen animal (estiércoles) que presentan un elevado nivel de componentes orgánicos. Estos pueden ser mejor aprovechados cuando son compostados, mezclando los materiales ricos en carbonos con materiales ricos en nitrógenos, obteniendo compuestos húmicos más estables; la formación de humus es un proceso natural, a través de la práctica del compostaje llevamos este proceso a su máxima eficiencia y concentración, lo que caracteriza como una práctica eminentemente humana y propia de la agri-cultura.”  (Textos de apoyo. Abonos Verdes. Conceptos y prácticas. René Piamonte).

El abono verde es una práctica que nos permite incorporar al suelo nutrientes y no tiene como fin la producción para sacar rendimiento comercial, requiere de una planificación pensada a mejorar lo que está faltando en nuestro suelo. Para Steiner son las leguminosas las que permiten que el nitrógeno dentro del suelo se torne vivo, “la más común consiste en cultivar tan solo una determinada especie de planta e incorporarla al suelo en su máxima producción de biomasa, esto ocurre generalmente en la época de florecimiento, que coincide también con la mayor cantidad de nitrógeno fijado y máxima vitalidad de la planta.” (Piamonte). El abono verde permite aumentar y conservar la fertilidad del suelo, además de colaborar en el control de hierbas invasoras o prevención de plagas y enfermedades. Aprovechar además su uso eventual para alimento de los animales de nuestra granja o por qué no producir semillas también. Su contribución hace al mejoramiento no solo químico del suelo sino también a su estructura, haciéndolo más airoso, mullido y permeable, un punto para no dejar pasar por alto en la planificación y mejoramiento del suelo, teniendo en cuenta también la asociación de cultivos de estos abonos, su rotación y la sucesión que nos conviene hacer.

Por otra parte tenemos al compost que se compone de los desechos vegetales de la cocina (no carnes ni frituras) del huerto y de las podas o cortes de pasto, los cuales cuidados bajo ciertas condiciones nos proveen de abono para nuestra tierra. Conlleva un proceso de equilibrio entre aire, agua y la digestión descomposición de los materiales que contiene, se mueve en él la energía, donde actúan microorganismos, insectos, lombrices entre otros. El compost debe tener una forma, un cuerpo, no ser solo una pila de desechos, se le debe prestar atención como un cultivo más, ¡y verán su proceso de transformación que tan maravilloso y generoso es!. El compost por lo tanto se compone de materia orgánica: malas hierbas, hojas secas, desechos del huerto, de la cocina, estiércol y tierra. Tener en cuenta que la proporción entre materia húmeda y seca es importante para mantener un equilibrio, como así también procurar que incida el sol, pero al mismo tiempo tenga horas de sombra. Ser regado es tan importante como procurarle una capa que actúe de piel protectora de las inclemencias, como ser la paja o los restos de cortar el pasto. Cuando iniciamos un nuevo compost no desestimemos algún viejo compost que no prosperó, ya que puede ser muy útil para activar los nuevos desechos que iremos incorporando.

Unos de los ejes más importantes en la agricultura biodinámica consiste en la elaboración y en aplicación de los preparados biodinámicos para activar y potenciar el compost. Preparados que fueron ideados por Rudolf Steiner desde la Antroposofía y para el desarrollo de la Agricultura Biodinámica, en una serie de conferencias plasmadas en el libro “Curso sobre agricultura biodinámica”, creados como remedios que actuarían revitalizando las carencias que la tierra ya presentaba allá por 1924. Estos preparados se elaboran a partir de plantas medicinales, de un mineral como cuarzo, y de envolturas de órganos de animales. Los mismos se entierran o se exponen a las influencias del cosmos y de la tierra siguiendo los ritmos de las estaciones marcados por el sol.  Todos ellos se complementan, pero a su vez se pueden aplicar por separado siendo su función la de armonizar “el sutil equilibrio dinámico entre las substancias y fuerzas en el organismo tierra, particularmente en la individualidad agropecuaria, suelo, planta, animal y ser huamano.” (Piamonte).

 Podemos pensar a los preparados como una medicina homeopática, ya que se usan en pequeñas cantidades al ser dinamizadas en agua y potenciando ampliamente su efecto en la tierra en los cultivos.

Algunos de estos preparados se aplican rociando la tierra como el P-500 de bosta en cuerno y el P-501 de sílice en cuerno. El primero refuerza la actividad de las raíces y el crecimiento de las plantas, mientras que el segundo se aplica sobre las plantas a cosechar, ampliando su vigor a través de los beneficios de la luz.

Por su parte los preparados que se aplican al compost se enumeran del P-502 al P-507 :

P-502 Milenrama en vejiga de ciervo

P-503 Manzanilla en intestino delgado bovino

P-504 Ortiga (urtica dioica)

P-505 Corteza de Roble en cráneo de herbívero domesticado

P-506 Diente de León en mesenterio bovino

P-507 Valeriana

P-508 Cola de Caballo

Vemos como el reino vegetal se une con el reino animal como órgano que realiza la digestión para luego trasmitirla a las plantas una vez madurado el proceso.

Material consultado: texto de apoyo de los Módulos de Agricultura Orgánica Artentina; Revistas La Fertilidad de la Tierra; Granja y Huerto de Kjell Arman.

Claudia Juarez

Área Comunicación Constelación.